PUIGDEMONT / JUNQUERAS: TAN CERCA Y TAN LEJOS

Tras 4 años sin coincidir, hoy se han visto cara a cara Carles Puigdemont y Oriol Junqueras. Desde entonces, la vida de ambos ha sido radicalmente diferente: el primero viviendo en una residencia de lujo de 500 m2 en Waterllo (Bélgica), el segundo en prisión.

Este encuentro era muy esperado y la comunicación no verbal de ambos me ha resultado interesante de analizar:

  • Puigdemont no recibe en la puerta a Junqueras. Me ha parecido chocante dado que lo normal es que estuviera esperándole, al menos bajo su puerta, para recibirle y no dejar que entre solo a la vivienda. Es posible que se haya tratado de dar la apariencia de una simple visita más personal que institucional, pero considero que lanza un mensaje de distanciamiento y poco afecto.
  • Cuando salen de la estancia para el posado, no lo hacen conversando ni juntos, Junqueras detrás y Puigdemont se adelanta y se olvida de Junqueras.
  • Aunque los hemos visto posar ante los medios uno cerca del otro, yo diría que juntos, pero no revueltos. No han existido muestras de complicidad entre ambos ni mucho menos de afecto que hayan querido exteriorizar. Lo que haya pasado fuera de cámara no lo sé. Y me resulta interesante como Junqueras parece alejarse corporalmente (sobre todo su cabeza) de Puigdemont.
  • Considero que el protagonismo de Carme Forcadell ha sido muy interesante, me ha recordado al papel del intérprete entre dos personas que no se comunican directamente. Era como el nexo de unión al que ambos prestaban atención y al que los dos se agarraban y no en sentido figurado.
  • La dirección de la mirada dice mucho y, entre estos dos protagonistas han sido mínimos sus cruces de mirada. Una muestra más de alejamiento.
  • Al despedirse de los medios de comunicación, sí suben ambos juntos con Puigdemont siempre llevando la iniciativa, tanto en la conversación como al actuar de anfitrión dejando pasar a la estancia primero a Junqueras. Una vez dentro de nuevo a quien se aprecia liderando el encuentro es a Puigdemont.
  • Y ni siquiera ha habido coincidencia en las mascarillas. Mientras que Puigdemont llevaba una referida al “Consell per la República Catalana”, Junqueras portaba una de las que se usan frecuentemente sin ninguna simbología.

En conclusión, no he advertido que haya existido unión entre los dos protagonistas, y lo que me resulta más interesante es que ni siquiera lo han tratado de aparentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s