Tras el atentado de Barcelona, unas sonrisas de su alcaldesa Ada Colau, durante el acto homenaje a las víctimas en Las Ramblas, han levantado mucho, pero que mucho, la  polémica.

 

Veamos las imágenes que están corriendo por la red:

 

colau

 

Antes de opinar, y sobre todo de analizar objetivamente el motivo de estas sonrisas, debemos contextualizarlas. Así que vayamos al vídeo que recoge todos estos momentos, y unos previos, que ayudarán a encontrar la que yo considero la solución:

 

Ada Colau repite la sonrisa como un acto de acción-reacción ante algo.

 ¿El qué?

 

Las muestras de apoyo y solidaridad que recibe de personas concretas, como pueden ser los Reyes de España o de otras cercanas que la rodean en Las Ramblas (observemos que varias sonrisas las acompaña de miradas hacia alguien concreto a su derecha); así como cuando escucha mensajes colectivos de ánimo (“No tinc por” – “No tengo miedo”)

 

 

Veamos las imágenes fijas ahora:

 

05

06

04

03

02

 

Mi conclusión es que nos encontramos ante UNA SONRISA DE AGRADECIMIENTO.

 

Supongo que todos hemos acudido a un tanatorio a acompañar a los familiares cercanos en un fallecimiento. Es muy frecuente que aunque la persona esté destrozada por la pérdida, nos reciba con una sonrisa, es ese mismo tipo de sonrisa: de agradecimiento por nuestra compañía y apoyo en un momento tan duro.

 

En cualquier caso, cada uno es libre de pensar si debería o no haber manifestado tan abiertamente esa sonrisa. El debate está abierto.