Parece que el representante de España a Eurovisión reacciona con agresividad a las críticas.

 

Fijémonos en dos detalles:

 

– el corte de mangas al público que no le acepta como vencedor

 

– la expresión facial de desprecio (labio que asciende por un lateral del rostro) en ese mismo momento.