LA EMOCIÓN DA VIDA A LA COMUNICACIÓN

Tras los terribles tiroteos en EEUU donde han sido asesinados hasta niños, me ha llamado la atención la comparación entre dos reacciones, entre dos discursos:

Observemos, por un lado, al entrenador de baloncesto Steve Kerr, ante la matanza infantil en un tiroteo de Texas; y, por otro, a Joe Biden poco después, pidiendo el control de armas en EEUU.

Qué gran diferencia entre un discurso que nace del lado emocional del cerebro y otro que lo hace desde su parte más racional:

  • Uno contagia y hace sentir, otro deja indiferente.
  • Uno hace que quieras volver a verlo, otro que vayas a hacer otra cosa.
  • Uno te implica, otro te informa.

Biden es fácil que esté sometido a diversos tratamientos estéticos en su rostro que le hayan dejado así de inexpresivo: lo considero un grave error en un comunicador. Pero en su discurso, no solo falla el rostro, su gestualidad de manos es totalmente relajada, parece ir leyendo con tranquilidad el texto y corporalmente ni se inmuta.

Muchos pensaréis que un presidente debe mostrarse frío y racional. Yo no digo que tenga que llegar a mostrarse como el entrenador, pero un poquito de emoción…

Ante unos sucesos como los que está viviendo EEUU, sin emoción no hay comunicación.

Este ejemplo me ha parecido perfecto para compartir contigo la importancia de ponerle emoción a lo que expresemos cuando así lo requieran las circunstancias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s