MESSI: UNA CUENTA PENDIENTE CON EL PASADO

El Barcelona se presenta en su campo ante su público.

Messi, como capitán, porta el micrófono y toma la palabra.

¿Cómo deberíamos ver al protagonista? Lo esperado sería feliz por esta nueva temporada que comienza, cargado de ilusión y ganas por volver a jugar partidos y ganar títulos.

Sin embargo, ¿qué vemos realmente?

Parece que INCOMODIDAD. Vayamos al análisis conductual que me lleva a esta conclusión:

  1. Posición corporal encogida, con los brazos pegados a su cuerpo. Aunque esta postura es habitual en él (propio de personas más introvertidas). Si esto fuese algo aislado no tendría mayor importancia, pero en este caso, se suma a las actitudes que veremos en los siguientes puntos, por lo que adquiere mayor relevancia.

01

  1. Muchas miradas bajas, exageradamente bajas, como si el momento de tomar la palabra no le apeteciera lo más mínimo o su mensaje no fuera optimista.

02

 

  1. Su rostro no transmite felicidad. No se activan los músculos faciales de la cara propios de esta emoción primaria, más bien vemos los del enfado o mucha concentración.

04

 

  1. Comenzar el discurso diciendo que no se arrepiente de nada es señal de que, pese a que toma la palabra en representación de un club y una plantilla, da prioridad a sus propias convicciones, como tratando de justificar declaraciones previas. Es como si deseara “soltarlo” y ha llegado el momento. Como si tuviera una “espinita clavada” que se la tiene quitar y lo hace en ese momento.

  1. Las alusiones al pasado. Es significativo el instante en que se refiere a la temporada pasada. En primer lugar, porque eso ya es pasado, podría haberlo obviado, pero, a pesar de lo corta que es su intervención, no puede dejar de mencionarla y lo hace con total abatimiento. Observen y escuchen: mirada muy baja e interrupciones en su lenguaje verbal, procurando escoger las palabras correctas que, muchas veces, no son las que primero vienen a la mente.

03

  1. Trata más de justificar el pasado que de mirar al futuro. Hay mucho tiempo de su intervención dedicado al pasado, algo que no debería ser normal en la presentación de una nueva temporada con nuevos fichajes y objetivos que conseguir.

  1. Gestos cargados de agresividad y contundencia, como la utilización del dedo índice estirado que lanza en diversas ocasiones.

05

  1. El cierre. Y según acaba su discurso da la espalda y marcha con rapidez, volviendo con la plantilla del club. Sin una sonrisa, sin un gesto de ánimo que incide al entusiasmo y la alegría.

06

Y lo que puede resultar más sorprendente: todo lo expuesto dura poco más de un minuto. Solo un minuto que no me parece que transmita EMPUJE, FUERZA, ESPERANZA… Compruébenlo ustedes mismos: https://www.youtube.com/watch?v=6iRw8yS3RgE

Messi es un gran profesional, un jugador que marca la diferencia en el campo con su juego y su efectividad. Pero no lo olvidemos, antes es una persona, con sus momentos buenos y malos, con las mismas emociones que cualquiera de nosotros.

Por ello, le deseo, como a todo el mundo, que sea feliz haciendo lo que tan bien sabe hacer, será mejor para él, para su club y para quienes disfrutamos de lo que tan bien sabe hacer.

En esta ocasión me ha impactado no haberle visto así, por ello hacer este análisis en época vacacional. El año pasado fue Ronaldo, hoy le ha tocado el turno a Messi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s