TRUMP SE ACORAZA EN EL G7

Canadá acoge la cumbre del G7. Vamos a destacar un momento de gran fuerza comunicativa:

TRUMP G7 ATRUMP G7 BTRUMP G7 D

¿Qué podemos deducir de estas imágenes y los comportamientos de los diferentes protagonistas?

  1. TRUMP ES EL CENTRO DE ATENCIÓN. Todos los líderes y sus asesores rodean a Trump. Resulta evidente que es la persona (el país) a convencer y su peso político y económico se hace notar.

Macron y la fuerza de sus argumentos: Macron es quien parece estar haciendo un mayor esfuerzo mental y gestual para convencer a Trump. Fijémonos en su frente (arrugas propias de concentración) y en el gesto de su mano (parece querer enfatizar lo que está diciendo).

Merkel y la fuerza de su voluntad: Merkel es la que mantiene una postura más activa frente a Trump, inclinada hacia delante, mirada directa y conquistando espacio. Es como si quisiera dominarle con su fuerte personalidad.

FLECHAS

  1. LAS ALTURAS CUENTAN. Trump es el único que se mantiene sentado. Nadie se pone a su altura y nadie se sienta junto a él. Ni Trump desea comunicarse de igual a igual con el resto de los líderes mundiales, ni éstos tampoco hacen mucho por ponerse a su nivel.
  1. LAS DISTANCIAS HABLAN. Trump se encuentra alejado de la mesa. Detalle muy importante que refleja su falta de sintonía con las posiciones defendidas por el resto de mandatarios.

TRUMP BT C

  1. MI CUERPO ES MI CASTILLO. Los brazos cruzados no siempre son una barrera o una posición de rechazo; si bien, en esta ocasión, Trump parece encerrarse y aislarse dentro de los muros que ha construido con sus brazos. Sus manos se encuentran ocultas y no las vemos, como sí ocurre en el caso del primer ministro japonés, lo que manifiesta una posición de mayor confianza de este último. Observen la diferencia, es más que notable.
  1. SOLO, PERO FIRME. Trump defiende sus posiciones sin aliados, pero no se le observa asustado, retraído o avergonzado por su situación. No debemos pasar por alto como mantiene sus piernas abiertas, su cuerpo erguido y su barbilla levantada, todos ellos signos de fortaleza y no de debilidad.

LA MENTE SIGUE AL CUERPO

Podría haber sido una buena iniciativa de alguno de los líderes que asumen más protagonismo, como Merkel, Macron o Trudeau, los siguientes comportamientos “rompecorazas”:

  1. Sentarse al lado de Trump.
  2. Inclinar su cuerpo hacia él.
  3. Hacer que se aproxime colocándole algún documento a la vista, pero suficientemente lejos como para que precise inclinar su cuerpo hacia delante para leerlo.
  4. Conseguir que abra sus brazos entregándole algo para que coja.
  5. La imitación postural también acerca mentes.

Todos estos consejos, pensados para que Trump rompiera su posición tan cerrada y aislada, facilitarían una aproximación y apertura física. Serían un buen punto de partida para una aproximación y apertura también mental. No son soluciones mágicas, pero ayudar… ayudan.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s