El Presidente de Gobierno de España, Mariano Rajoy visita a su homólogo de EEUU Donald Trump.

 

La visita ha estado cargada de poses protocolarias, muy formales ambos y sin salirse del guión marcado. No obstante, la comunicación no verbal, si estamos atentos, nunca defrauda. Veamos algunos detalles:

 

CÓMODOS Y RELAJADOS

 

He advertido una relajación mayor a la que acostumbra a exteriorizar Rajoy, que suele, en estos posados, frotarse repetidamente ambas manos, cosa que aquí no ha sucedido, se le veía tranquilo y cómodo.

 

comodos

gesticula

 

También Trump, que de vez en cuando le miraba a Rajoy con atención.

 

aprecio

 

Si bien, la sonrisa final, era más social que real, puro posado, normal en estas circunstancias.

 

sonrisas

 

LA PALABRA CLAVE PARA LLAMAR LA ATENCIÓN DE TRUMP

 

Cuando ambos se encontraron frente a frente con sus respectivos equipos de trabajo y se dieron unos discursos protocolarios, mientras Rajoy tenía la palabra, Trump pareció algo despistado, pero una palabra atrapó por completo su atención y le hizo incluso ponerse más erguido. ¿Cuál? “TERRORISMO” Es evidente que es un tema que le preocupa por encima de cualquier otro.

 

Comparemos entre ambas imágenes:

 

despistado

 

Y a continuación cuando pronuncia la palabra “mágica”

 

atento

 

TE TIENDO LA PALMA DE MI MANO

 

Resulta llamativa la manera de tender la mano de Trump a Rajoy, con su palma hacia arriba, y de la misma manera en las dos ocasiones. No representa, tal y como lo hace, dominancia, más bien condescendencia hacia su invitado, que es como si permitiera que tomara el mando.

 

Y no hemos visto sus ya famosos tirones hacia sí que desestabilizan a la otra persona, aquí se ha mantenido cortés. Tal vez solo sea que no ve en Rajoy una amenaza con quien deba dominar desde el primer instante.

 

 U.S. President Trump welcomes Spanish Prime Minister Rajoy in the Oval Office at the White House in Washington

 

palma

 

QUIEN MANDA… MANDA

 

En cualquier caso, la palmada en la espalda se la ha llevado Rajoy. Acción propia de quien tiene el poder o un status más elevado.

 

palmada

En conclusión, la reunión ha sido afable, Trump no ha estado tan dominante como en ocasiones anteriores, como con el Primer Ministro de Japón Shinzo Abe, o hasta cierto punto descortés como con la alemana Ángela Merkel, ni ha entrado en un combate de “Alfas” como con el canadiense Trudeau o el francés Macron.