Donald Trump responde a Kim Jong Un: “Corea del Norte se encontrará con fuego y furia”

 

Un análisis de su lenguaje no verbal nos descubre:

 

  1. Trump cambia su gestualidad por completo en esta declaración. Cuando se indigna suele mover sus manos con agresividad y sacar a relucir el dedo índice, conocido como “acusador”. Pero en esta ocasión, mantiene una gestualidad estática, apagada, que no corresponde a la que nos tiene acostumbrados.

    trump1

  2. Los brazos cruzados sobre el pecho no siempre son de barrera u oposición, contra lo que mucha gente piensa; pero en este caso sí que lo parece, dado que el cierre es absoluto, no se le ven las manos y está como encogido en sí mismo.

    trump3

  3. Aunque trata de disimularlo, está siguiendo un guion escrito sobre la mesa.

    trump2

  4. No se le advierten emociones claras de ira en su rostro, lo que habría sido normal dado el mensaje que está lanzando.

  5. El cuerpo lo mantiene, en general, inclinado hacia atrás, lo que parece indicar poco compromiso con lo que dice.

  6. Utiliza un refuerzo de credibilidad en su lenguaje: “con franqueza”. Estos refuerzos se usan cuando una persona no tiene mucha seguridad en lo que expresa.

  7. Muy llamativo el alejamiento corporal, aún mayor que antes, cuando concluye, tras decir “gracias”.

Veamos el vídeo, aconsejo hacerlo más de una vez, según vamos leyendo los puntos anteriores:

 

 

 

CONCLUSIÓN: En mi opinión, la comunicación no verbal choca frontalmente con el mensaje. El lenguaje está cargado de agresividad, sin embargo, su comunicación no verbal es recatada, discreta, contenida. Existe una incoherencia total, lo que podría significar que este discurso, o le ha sido impuesto por otros o, aunque lo haya hecho él, no parece confiar en lo que está diciendo. En general, parece no sentirlo.

 

Desde aquí seguiremos analizando cada gesto, cada palabra, y lo que es más importante: si existe o no coherencia entre ambos.