Hay fotografías que no necesitan explicaciones, y ésta es un ejemplo. Fijémonos atentamente en la comunicación no verbal de cada protagonista:

 

soraya-oriol-y-forcadell

 

Atentos a los siguientes detalles:

 

1. De lo mejor el reto de miradas entre Soraya Sáenz de Satamaría y Carme Forcadell, ¿cómo no recordar a los clásicos del Oeste? Falta la banda sonora de Morricone.

 

2. Observemos ahora las distancias, cuanta hay entre Soraya y Oriol Junqueras (menor entre él y Forcadell).  Nos acercamos a lo que nos gusta o con lo que nos sentimos en sintonía, y nos alejamos en caso contrario.

 

3. Los brazos/manos cada uno las tiene de un modo diferente:

 

  • Soraya no las muestra, la única, en clara falta de sintonía con sus dos compañeros de fotografía. La conozco muy bien, cuando posa suele ponerlas juntas y por delante, cogidas una a la otra (la pongo en mis clases como postura habitual o tipo de una persona), sin embargo, en este caso hace la contraria, por detrás, muy incómoda parece.

 

  • Oriol por delante y cogidas, es el más relajado posturalmente, es una postura frecuente de reposo.

 

  • Forcadell con unos brazos cruzados que no son de barrera (contra lo que mucha gente piensa), en este caso en el que muestra sus manos, son de autoafirmación.

 

4. Las orientaciones del cuerpo también deja claro que hay dos bandos: Soraya más de frente, mientras que Junqueras y Forcadell en línea y algo ladeados.

 

5. Y la barbilla algo elevada de Soraya podría estar relacionada con una emoción cercana al orgullo que en ese momento siente.

 

Como podemos comprobar, nos encontramos ante una maravillosa fotografía (Fuente.- El País) que no necesitaría ni narrar las relaciones o posturas que existen entre ellos, es la realidad llevada a una instantánea.