ANTECEDENTES: El Bayern Munich, entrenado por Pep Guardiola acaba de caer derrotado 3-1 por el Oporto.

MOMENTO DEL VÍDEO: Rummenigge, Director General del Bayern, durante una cena tras el partido, dice unas breves palabras. A su lado, sentado, vemos a Guardiola.

Si una imagen vale más que mil palabras, una mirada como la que vemos en Guardiola grita desde su aparente soledad.

Cabeza baja y mirada caída durante toda la intervención de su Director General, a pesar de que éste tiene la orientación de su cuerpo directamente hacia él. Guardiola, permanece quieto, cabizbajo y sin levantar la mirada en ningún momento, ni siquiera cuando el Director General habla sobre él.

Si no supiéramos quien es Guardiola, pensaríamos que ese señor que mastica indiferente no tiene nada que ver con el asunto. Por ello, además de que esa mirada descendente es propia de la vergüenza y del abatimiento, parece que hay algo más que trasciende a este partido, pues cuando el Director alude al entrenador, lo normal habría sido que éste le dirigiera la mirada, lo que no sucede en ningún momento.

Gracias a mi amiga y compi Cristina por hablarme del vídeo y darme la idea.