Los titulares de los periódicos parecen ver asco en el beso que Madonna dio al rapero Drake en pleno escenario.

En mi opinión, una vez analizado fotograma a fotograma, más que asco (caracterizado por subir la nariz arrugándola y levantando el labio superior), me inclino por el dolor: en primer lugar dado que al principio parece recibirlo con agrado (trata de acariciar la cabeza de la cantante), pero posteriormente tira con agresividad un guante al suelo, cierra los ojos con fuerza y se lleva la mano a la boca durante unos segundos, todo lo cual parece indicar dolor, no asco.

¿Podría haberle mordido? Eso sólo lo saben ambos.